Retos, límites y oportunidades profesionales del periodista en el nuevo entorno digital

Internet 2.0 ha aportado a la sociedad la oportunidad de realizar informaciones dentro de la red. Gracias a este motivo personas sin titulación de periodista están ejerciendo como tales. Hay quienes afirman que estas personas realizan intrusismo dentro de la propia profesión y quien por otra parte cree que cubren un hueco que los propios medios no son capaces de llenar.

Los retos a los que se enfrenta el periodista dentro de esta nueva sociedad tecnológica son, por un lado, tener la capacidad suficiente como para aprovechando los conocimientos adquiridos dentro de su formación universitaria, realizar un buen periodismo, y por otra parte intentar cubrir los huecos que el resto de medios de comunicación ha dejado. Como dice el periodista Juan Luis Sánchez, “Hacer información que nadie hace no es activismo, es realizar un trabajo que alguien no está haciendo”. Las oportunidades dentro del mundo del periodismo están marcadas por la competencia que el resto de profesionales te realice, sin embargo, gracias a las oportunidades que brinda Internet cualquier persona tiene la posibilidad de realizar una información, sea periodista titulado o no.

Los límites vienen marcados por la legislación conveniente. La ley es igual para los medios digitales que para la nueva prensa escrita. En primer lugar debemos tener claro que no hay un soporte legal sobre la prensa escrita, por lo tanto cualquier persona puede serlo. A partir de aquí surgen el artículo 20 de la constitución que recoge los derechos y los deberes fundamentales que debe regir la actividad periodística.

En primer lugar existe el derecho a la libre difusión de informaciones y opiniones, además la clausula de conciencia que permite  el abandono de un trabajo por parte del periodista cuando el medio cambie su línea editorial. Las informaciones también están condicionadas por el derecho al honor,  a la integridad, etc.

Sin duda la principal legislación que debe cumplir el periodismo son los códigos deontológicos, en los que se recogen los principales deberes que un periodista debe tener en cuenta al realizar un artículo perisodístico. Recoge entre los más importantes: El compromiso con la búsqueda de la verdad, la no utilización de las informaciones en beneficio propio, el derecho a la imagen, etc.