Valladolid contra la reforma laboral

Solo dos días después de la manifestación multitudinaria que recorrió Valladolid en protesta por los recortes en Sanidad y Educación la ciudadanía volvió a la calle. Alrededor  20.000 ciudadanos según los sindicatos, 8.000 según fuentes policiales se concentraron el primero de mayo  para exigir que al ejecutivo que devuelva a los trabajadores los derechos que les han sido arrebatados.

Los secretarios regionales de UGT y CCOO Agustín Prieto y Ángel Hernández fueron los encargados de encabezar la protesta. Quienes afirmaron que no será la primera ni la última, y que las jornadas de protesta no cesarán si las cosas siguen por donde van y pretenden “meter mano a la caja de la Seguridad Social, bajando las cotizaciones indiscriminadamente a los empresarios, o a la caja de INEM, para recortas las prestaciones a los desempleados”.

El Partido Popular llegó al gobierno con la falsa promesa de disminuir el número de desempleados y de llevar a cabo una reforma laboral que “fomentase la creación de empleo”. Los mismos que tachaban  la reforma laboral del  Gobierno de Zapatero de nada beneficiosa para los trabajadores crean ahora una reforma cuyos únicos beneficiados son los empresarios. O, ¿Creen qué abaratando el despido o favoreciendo el despido por absentismo se beneficia a los trabajadores? Y esta es una de tantas aberraciones aprobadas uno de los viernes negros creados por el Gobierno.

Un Gobierno que parece haber olvidado que su mayoría absoluta significa que la mayor parte de la ciudadanía española ha querido que ellos fuesen sus representantes  y no los que decidiesen por ellos.

http://www.elnortedecastilla.es/multimedia/fotos/ultimos/55622-manifestacion-trabajo-valladolid-0.html

Especial: Reforma Laboral RTVE: http://www.rtve.es/noticias/reforma-laboral/2012/

Anuncios

Revolución Islandesa

Nunca antes ningún ex jefe de gobierno había tenido que enfrentarse a un caso similar. Geir Haarde, ex primer ministro islandés, espera hoy el veredicto que dictaminará si es uno de los culpables de la crisis financiera global.

Todo comenzó en 2008, mientras los países del mundo tiraban balones fuera sobre el origen de la crisis, Islandia, sin ninguna duda el país más democrático del mundo,  culpaba al entonces primer ministro de haber propiciado el derrumbe del sector bancario. La causa, haber hinchado los activos bancarios hasta nueve veces.

Como consecuencia, cuatro cargos por negligencia grave  recaen ahora  sobre el ex mandatario y una posible condena de hasta   dos años de prisión.

Hordur Torfason, líder de la ‘Revolución Islandesa’  que hizo caer al gobierno e inició un proceso constituyente para  la redacción de una nueva carta magna, confía en que el acusado sea declarado culpable. En unas declaraciones que recoge el diario Público,  afirma: “Sinceramente, espero que vaya a la cárcel, porque los islandeses lo necesitamos. Había señales de advertencia un año antes de que ocurriera y él no hizo nada”

El  encargado de  dictaminar una sentencia será el tribunal “Landsdomur” que fue creado en 1905 para juzgar los delitos de miembros del gobierno, sin embargo, nunca se había enfrentado a un caso real.

La ciudadanía islandesa que tiró piedras ante el Parlamento exigiendo a sus líderes y banqueros una respuesta ante el mencionado colapso económico recogen ahora los frutos de su rebelión: El crecimiento de la economía de Islandia superará este año la de la zona del euro y del mundo desarrollado, según estima la OCDE.

¿No se han planteado el resto de gobiernos que quizás la solución está ahí? En imponer las necesidades de los ciudadanos a las necesidades de los mercados y no al contrario. Parece ser que no, así que mientras en Islandia se sigue avanzando hacia el futuro, en España seguiremos torturando a la Sanidad y a la Educación públicas hasta su destrucción esperando que los rezos y las “pequeñas” limosnas a la Iglesia operen un milagro divino.

“La hoguera del capital” por Vicente Verdú

Hoy he querido desligarme de la temática del blog, el motivo, la presentación del nuevo libro de Vicente Verdú.

El libro titulado “La hoguera del capital. Abismo y utopía  a la vuelta de la esquina”.

En su prólogo, titulado “Nada será igual” se muestra como la crisis, una simple crisis que nadie ha sabido como paliarla, ha adquirido con el tiempo los caracteres del “Gran Monstruo”: “Ese monstruo que es la crisis opera a su antojo, revolviéndose contra las medidas que se consideran curativas, enardeciéndose cuando se le trata de calmar o mostrando partes de sí mismo tan obscenas como difíciles de haber sido soñadas.”

Lo que quiere dar a entender es que no estamos ante una crisis, sino ante un fin de ciclo. Una buena prueba la tenemos en el estado de bienestar, cuyas transformaciones “no son simples modificaciones coyunturales que sólo estarán operativas hasta que lleguen mejores épocas”, sino que se convertirán en permanentes: lo que hoy se cambie ya no tendrá marcha atrás.

Lo que augura Verdú es que vamos a vivir en tiempos más complicados cuya principal afectada va a ser la clase media, esto propiciará el derrumbamiento del sistema ya que un sistema no se mantiene en pie si sus clases medias están debilitadas. Afirma además que “Ningún sistema puede prosperar cuando sus capas intermedias desaparecen. Por mucho que tengan los ricos, nunca podrán comprar tanto, y en consecuencia, estimular tanto la demanda como una poderosa clase media. Las grandes desigualdades de la renta siempre han producido cracks sociales”.

Señala a los culpables de la tragedia a la unión que se ha producido entre la política y el capital: “Estamos viviendo la alianza entre la política y el capital, lo que ha provocado el aumento de la corrupción, pero también que la acción pública no se haya orientado hacia el bienestar de la población, sino hacia las exigencias de los mercados. Tomar las medidas más crueles para atender las garantías que pide el dinero no es el mejor camino”.

La solución. La “nueva izquierda”:  Las ideas sobre colaboración, empatía y formas horizontales de ejercicio de la autoridad son el centro de esa izquierda que ha venido a sustituir a la que priorizaba las cuestiones materiales.

Un libro, sin ninguna duda, recomendable de leer.

En el siguiente enlace encontraréis una pequeña reseña de “La hoguera del capital” http://blogs.periodistadigital.com/libros.php/2012/04/09/-la-hoguera-del-capital-de-vicente-verdu vía El periodista Digital.

El nimileurismo

Hoy, al abrir la prensa digital para informarme sobre las noticias del día, ahí estaba. Un artículo de Carmen Pérez-Lanzac  para El País con un título que ha llamado mucho mi atención: Generación “nimileurista”.

En este artículo se recordaba una carta que una joven de 27 envió al diario en 2005. En esta carta Carolina Alguacil, que así se llama la chica en cuestión, denunciaba la precariedad laboral que sufría su generación: Jóvenes de entre 25 y 34 años con estudios universitarios, másteres, cursillos, idiomas, etc. A pesar de su preparación tenían que esforzarse lo indecible para recibir un sueldo de mil euros al mes. Ella fue la que acuñó el término mileurista.

Y es que todo parecía marchar bien para la economía europea, y sobre todo para la economía española en 2005, cuando las viviendas se vendían con la misma velocidad que se construían, cuando el problema era cobrar solo mil euros, cuando nos limitamos a vivir en la cresta de la ola y todo parecía de color de rosa, cuando nadie se preocupó de lo que podría venir.

Como la propia Carmen Pérez-Lanzac afirma en su artículo es evidente que el retroceso provocado por la debacle económica que estamos sufriendo ha provocado que se pase de una generación mileurista a una generación que podría llamarse nimileurista, por no mencionar el paro juvenil que se ha duplicado en solo 7 años. Es lamentable que unas generaciones cada vez más preparadas tengan menos oportunidades por los excesos que hayan cometido otros.

Y aún se sorprenden cuando miles de personas toman la calle para protestar contra una recién estrenada reforma laboral que en vez de generar empleo lo destruye. Parece ser que para nuestros queridos gobernantes medidas como  abaratar el despido y facilitar a las empresas los Expedientes de Regulación de Empleo hacen que se aumenten los puestos de trabajo. No sé qué pretenderán con  estas medidas pero, ¿qué se puede esperar de un ejecutivo que ganó las elecciones prometiendo disminuir el número de parados y que acaba de anunciar que se prevé una subida de hasta un 2.45% durante el 2012?

Información adicional:

Artículo “Generación nimileurista” : http://politica.elpais.com/politica/2012/03/09/nimileurista/1331312384_412362.html vía el País.

Artículo sobre el anuncio de la subida del paro: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/02/economia/1330692649.html vía el Mundo.